Vamos a continuar con el relato de nuestra reciente estancia en Italia. Como sabéis hemos ido allí a participar en una marcha que nos ha encantado : La Maratona dles Dolomites

Tras terminar la prueba, aprovechamos para quedarnos por allí una semana. Ahora intentaré contaros poco a poco lo que hemos hecho. Cada día añadiré un poquillo, ya que necesito tiempo para contar todo y esta semana no tengo demasiado.. Así que ya sabéis, si queréis continuar leyendo, visitar este post, jeje.. 😉

Lunes 5 de Julio – Vuelta en Bici, Marmolada y Pordoi

A la mañana estamos un rato en Corbara, tomamos un café y hacemos alguna compra allí (unos pantalones cortos Craft
muy chulos para mi, jeje).

Recogemos todo para irnos y con la autocaravana pasamos Campolongo para ir a Arabba. Allí hay un área de autocaravanas y pasaremos una noche: Dormir, electricidad y agua + vaciados = 12 euros (creemos recordar).

Nos vamos a dar una vuelta en bicicleta.

Hoy tenemos plan de Marmolada y Pordoi por el lado de Canazei, al contrario que lo hemos hecho en La Maratona. Ni comer ni nada, nos llevamos barritas suficientes y allí que vamos.

En cuanto empezamos a ir hacia Marmolada, les digo a Iñaki y a estos que vayan ellos solos, que yo ya iré más tarde, pero que noto que quiero ir sola. Tengo días de estos, no puedo evitarlo. He visto que van con el pie más que levantado por ir conmigo y me incomoda muchísimo. Y sé que si sigo con ellos forzaré más de lo debido y quién sabe lo que hay por delante. En estos casos en los que la cabeza me dice esto, me conozco y es mejor ir sola.

En un principio se niegan e intentan hacerme entender que van tranquilos, que quieren que yo también vaya…. pero es en balde, hoy no es el día. Así que tras despedirme, me doy la vuelta y bajo un poquillo para asegurarme que los pierdo de vista.. 😉

Ya estoy sola.. me han dado ordenes: Marmolada y Pordoi.. no tiene pérdida.. y luego de Pordoi ya se baja por donde subimos en la Maratona hasta Arabba, así que no tengo que tener problemas.

Además llevo dinero, llaves de la autocaravana, movil, comida…. vamos, que voy servida.

Antes de empezar con el primero de los puertos, La Marmolada, veo por delante de mi a Iñaki y a estos. ¿Como puede ser ? Me da la impresión de que van esperándome (luego ya me explicarán que no es así), así que tras haber subido ya un kilómetro o así, me doy la vuelta y lo bajo… para volver a perderles de vista.. ¡¡¡Quiero irrrr solaaaaaaaa!!!!

Ya sola, me enfrento al primero de los puertos del día: La Marmolada (o Passo Fedaia). No tengo ni idea de lo que me espera… y creo que mejor.

Mira que irme a Italia sin haberme sacado un poco los perfiles de los puertos… ninguno de nosotros teníamos muy claro que nos esperaba, y yo mucho menos..

En este caso, aquí tenéis el perfil de La Marmolada (o Passo Fedaia).

Se me hace muyyy duro, la verdad. Creo que es porque tengo el día un poco cruzado (además de que los desniveles son más que importantes para mi, jeje). Aquí empiezo a pensar que estas montañas de Italia son preciosas, pero aún demasiado para la menda…

Poco a poco y más sóla que la una, voy subiendo pensando que por lo menos Pordoi es más fácil (o eso me han dicho) . La verdad es que por la cabeza se me pasa un poco de todo.. pero en ningún momento se me pasa el bajarme de la bici. Eso si, sufro y de lo lindo… y eso que voy con todo metido en la mayoría del recorrido. Hoy no es mi día..

Cuando llego arriba, me sorprende que en ningún sitio veo escrito La Marmolada.. no habré metido la gamba, ¿no? Espero que no!!! Luego me enteraré que es conocido como Passo Fedaia.. jeje.

Bueno, primer puerto fuera.. ahora bajar disfrutando.. y a por el Pordoi. La verdad es que es bastante más tranquilo.. eso si, comparado con La Marmolada, porque comparado con los puertos a los que acostumbro andar (Itziar, San Miguel.. ) no tiene nada que ver…. esto es otra cosa.. puertos más largos y con desniveles importantes..

En la mitad de la subida me cruzo con la autocaravana de Oskar bajando… parece que han alargado un poco más el día, jeje.

Con poca gana y desmotivada, sigo mi subida, hasta que a falta de unos 2 km de coronar, miro para arriba.. y ¿qué veo? Iñaki, Joxi y Eros…. esperándome a un kilómetro del puerto.. No puede ser.. en mi cabeza todo empieza a cruzarse y me pongo de malllla leche. Ya sé que no debería hacerlo, pero Iñaki me conoce de sobra y sabe que cuando digo que quiero ir sola es por algo… Cuando llego a donde ellos, se dan cuenta enseguida de mi mosqueo.. y yo sigo para adelante…

Tras llegar arriba, me pongo el chubasquero (además empieza un poco a llover) y me lanzo para abajo. Eros me pasa a toda leche, pero los otros pobres dos ni se atreven..

Anda que empiezo bien la semana. Hace tiempo que no me pasa, pero hoy ha tocado. ¿por qué? Por no hablar desde un principio con los compañeros que hay días que prefiero por mucho andar sóla, sóla , sóla… Y no lo entienden. Es horrible ser siempre la más lenta ( y eso que andar algo ya ando)…. y hay días que como mejor voy es así, solita y tranquila.. Además estoy acostumbrada en Elgoibar a salir muchas veces sola y me encanta..

Tenemos que estar una semana juntos, y Eros y Joxi apenas me conocen. Cuando llegamos a la autocaravana parece que no se atreven a hablar del
tema.. así que decido sacarlo. Lo mejor hubiera sido decirlo desde el principio: vamos a estar una semana juntos, pero no quiere decir que siempre vamos a salir juntos. Habrá días que me apetezca ir a correr, o que no quiera andar en bici.. otros querré y podré ir con ellos (a sabiendas que les fastidiaré un poco el día).. y otros simplemente me apetecerá andar sola (a falta de alquien que vaya a mi ritmo y no que vaya con la pata levantada).. ¿tan raro es? igual si, pero ¿quién ha dicho que no sea rara? 😉

Tras hablar unos 20 minutos, todos estamos de acuerdo.. y tras pedirles disculpas (anda que les he tenido que asustar y bien.. jeje..) preparamos la cena y santas pascuas.. Si es que no hay como hablar las cosas (y si lo hubiéramos hecho antes, mejor que mejor)

A la noche nos vamos a tomar un cafe, que termina convirtiéndose en una copa de helado por arte de magia.. jeje..

Este es el primer día en bicicleta tras La Maratona. Ufff.. promete la historia, ehhh..

Pues no, la verdad es que el resto de la semana en cuanto a revires será más que tranquila.. de hecho nos echaremos unas cuántas risas con esta anécdota.

Por cierto, ya os he comentado que Iñaki me estaban esperando antes del comienzo de La Marmolada, ¿no? Pues no era así… estaban dando vueltas intentando localizar un paso diferente al que fui yo… uno que habían visto en revistas, y que es precioso. La menda, se lo ha perdido..

Aquí algunas fotos de ellos durante el recorrido..

A ver si mañana puedo continuarrrrr…

Martes 6 de Julio

Pasamos por Cortina de Ampezzo, compra de frutas y vamos a Tres Cima de Lavaredo. Antes de comenzar a subir el puerto, cerca del Lago Missurina hay un área de autocaravanas, que cuesta 8 euros el día. En otras zonas está prohibido aparcar. Nosotros queremos subir hasta Tres Cima de Lavaredo y para ello nos pegan un buen sopapo: 30 euros el día. Los pagamos y allí que vamos.

Está lloviendo y decidimos que hoy descansaremos. Entonces Joxi le pega el siroco y dice que hará la subida corriendo. Paramos la autocaravana, y allí que va… 😉

Llegamos arriba y esperamos hasta que llega el korrikalari, que no tarda mucho en aparecer y bien fresco!

Comemos pronto, y para las 3 nos vamos a dar una vuelta andando por el monte (el día está mejorando)

La vuelta al final queda en vueeeeelta.. algo más de 5 horas, y 23 km aprox. El sitio es precioso, no hay más que ver las fotos.

Nos hemos liado y bien, veíamos un sitio chulo y allí que había que ir. Menos mal que hemos salido a las 3 de la tarde, que si llegamos a haber salido a las 10 de la mañana, no quiero ni saber el palizón que nos hubiéramos cogido.. jeje

De vuelta a la autocaravana, dormimos allí. Mañana a la mañana bajaremos al área de autocaravanas del Lago, ya que no queremos pagar otro día más arriba.

Miercoles 7 de Julio. Tres Cima de Lavaredo

Bajamos hasta el lago, y allí hablamos con la municipal, y nos dice que la próxima vez en lugar de hacer lo que hemos hecho, sale mejor aparcar en el área de autocaravanas y coger un autobús hasta la cima (1,5€ por persona). Ya lo sabéis, tenerlo en cuenta si tenéis pensado ir.. 😉

Los chavalotes se van a dar una vuelta en bici, hoy subirán a la cima y yo sigo sin tener intención de hacerlo, me parece que es demasiado para mi esas cuestas. Además debido a la vuelta en monte del día anterior (hemos bajado varias cuestas corriendo y patinando), tengo unas agujetas considerables (es lo que tiene solo andar en bici). Y lo que más me preocupa: el gemelo derecho lo tengo más que tocado. Hoy toca descanso.

Aquí en qué queda mi descanso: doy una vuelta al lago Missurina andando y me pongo a subir poco a poco andando al Tres Cimes. Aprovecharé para sacarles fotos cuando les vea.

Ya han pasado unos cuántos kilómetros cuando les veo. Los 3 van cada uno por su lado, cada uno a su ritmo. La verdad es que es un puerto para subirlo así, hay unas rampas más que considerables.

Sigo subiendo, y al final llego hasta arriba. Aún están allí..

Ahora toca bajar.. lo intentaré otra vez por atajos, por no ir por la carretera. Primero ya cojo mal camino, una que es torpe… Para no deshacer el camino me meto por una cuesta bien maja y poco a poco para abajo. En todo momento veo la carretera, así que no voy mal .

Al poco rato veo otro camino y como me han dicho que debe haber un camino que baja hasta el lago, allí que voy.

Menos mal que es el correcto, sino vete tú a saber dónde aparezco.. 😉

Cuando llego abajo, ya han preparado la comida y todo. Comer, un café.. y cogemos ya camino a Bormio, nuestra próxima parada. Por delante más de 4 horas de autocaravana….

De camino a Bormio subimos el Stelvio en autocaravana, por el lado de los 49 tornantis. Estos están flipando y con muchísimas ganas de subirlo en bicicleta alguno de estos días… A mi va a ser que se me han quitado las ganas, no me ha gustado el paisaje.. y subir un puerto de estas características sin que te atraiga el paisaje de momento no me llama.

Eso si, no me ha atraído para subirlo en bici, está bien para pasearlo, jeje.. cobarde que es una. Aprovechamos para sacar una foto de ganadores!

Bajamos el Stelvio por la otra vertiente hacia Bormio. Hoy tenemos intención de entrar a un camping, pero este queda lejísimos de Bormio, así que al final callejeando por el pueblo encontramos un área de autocaravanas (junto al telesilla de la estación de esquí).

Mañana toca bici… 😉

Jueves 8 de Julio. Mortirolo + Gavia.

Hoy ya me he mentalizado que tengo que salir con ellos, y toca dos temibles puertos italianos: el Mortirolo y el Gavia. No tenemos referencia segura de porcentajes, pero ya me avisan que es durísimo sobre todo el Mortirolo. Meto esa información en mi cabeza, y adelante.

A diferencia que con el Stelvio que ya lo he visto y no quiero hacerlo, no sé lo que me espera con estos dos puertos, así que por eso me animo. Ojos que no ven…. tortazo que te das! 😉

De Bormio cogemos dirección a Tirano hasta Mazzo de Valentina. Se supone que el camino es descendente, pero nos encontramos un puertillo de regalo a medio camino.. Además varias zonas del trayecto están en obras, y andamos un tanto desorientados, hasta que un ciclista de la zona nos acompaña hasta los pies del Mortirolo.

Allí cada uno comienza su subida.

Como es lógico enseguida cojo mi posición de última, y pierdo al resto de vista. Ahí estoy sola enfrentándome al Mortirolo!. Mi cabeza ya ha asimilado que va a ser durísimo y eso es medio triunfo. Si no fuera así, al poco rato me hubiera dado un mal! En cuanto he hecho algo más de un kilómetro por mi cabeza empiezan a pasar pensamientos de estos: “qué leches hago yo aquí”, “si no es nada bonito” , “quien me habrá mandado a mi… “…. pero como mi cabeza ya ha asimilado que tengo que pasarlo y que puedo hacerlo, ahí que voy, poco a poco y cada vez mejor (por lo menos mejor de cabeza, vamos que veo que puedo hacerlo).

Casi desde el comienzo del puerto tengo que meter todo el desarrollo, y en algunos tramos llego a poner la bici hasta a 5km/hora. Incluso queriendo hago la prueba y la pongo a 4km/hora. Menos no me atrevo, que seguro que voy al suelo, y luego cualquiera sube a la bici en esas pendientes. También hay que decir que supongo que podría ir más rápido, pero mi objetivo es subir como sea intentando sufrir lo mínimo (y se sufre aún así) ya que aún queda una vez pasado este, subir el Gavia.

En el km 6 aproximadamente están esperándome junto al monumento al gran ciclista Marco Pantani.

Llego hasta sonriendo y todo, dándome cuenta que ya he pasado lo peor (esta referencia sí que me la han dado, a partir de ahí suaviza un “poco” la cosa).

Sacamos unas fotos y continuamos con la subida. De nuevo sola ante los últimos 5 últimos kilómetros del puerto. Y aunque es verdad que algo suavizan, no bajo ningún piñón más, sigo con todo metido. A falta de 1’5km se abre un poco el camino y las vistas ya son un poco más bonitas, más que nada porque deja de ser un camino cerrado a la sombra de los arboles.

¿Qué me ha parecido el Mortirolo? Otro puerto que no me ha gustado. A l@s que os guste subir puertos míticos, está claro que es un obligado. A los que tengáis algo con los puertos duros, también. A l@s que como yo aún se le atragantan las grandes cuestas… pues no se lo recomiendo. Si por lo menos fuera bonito y mientras subes puedes disfrutar de bonitas vistas, diría que si, pero a mi al menos no me lo ha parecido.

Una vez arriba, comienza el descenso. Y luego en ligera subida vamos hasta Ponte di Legno. Los últimos kilómetros antes de llegar sí que sufro, porque me cuesta mucho seguirl al resto (y eso que sé que van con el pie levantado).

Aquí comeremos un bocadillo y una coca-cola. Nos pegan un buen sablazo para la mierdilla de bocadillo que comemos, pero el descanso me viene bien.

Ya nos queda el Gavia y listo! no tengo muy claro cuántos kilómetros de subida tiene, me dicen que unos 26, pero no lo saben muy claro. Así que mejor pensar eso o que aún son más kilómetros y listo. También me comentan que lo más duro es lo que va entre bosque, una vez sales del bosque suaviza un poco.

Con esta poca información y otra vez en mi cabeza el objetivo de pasarlo, nos separamos y cada uno lo de siempre, a su ritmo. La zona del bosque sí que se hace dura, es cierto. Y luego suaviza, también es cierto, pero sigue siendo un puerto duro en todo su recorrido.

Lo que sí me sorprende es cuando por mis cálculos aún quedan 16km o más, veo en un mojón un 11. ¿Qué quiere decir 11? ¿Quedan 11km? ¿hemos subido 11km? No lo sé… no quiero hacerme ideas falsas, así que paso de hacerle caso. Entonces más arriba está Iñaki sacando fotos y esperándome. y vemos un mojón que marca 6… Y confirmamos que quedan tan solo 6km a la cima, cuando pensábamos que quedaban aún más de 10.. Bien!!! de lujo!!!

A falta de unos 3km hay un largo túnel … y la salida del túnel se me hace más que pestosa. Hasta ahí he ido más o menos bien, pero a partir de ahí… uffff… subir piñones y más tranquila aún. Luego veré que es normal que me haya pasado eso, ya que ahí sube otra vez el porcentaje y el final es más duro.

Arriba en la cima están Joxi y Erostarbe esperándonos con una coca-cola y tirados en una hamaca. Hace un día estupendo y se puede estar allí tirado en la gloria. Cogemos unas coca-colas también y descansamos un rato. Ya hemos terminado con las subidas del día.

El bar de la cima merece la pena visitarlo, está lleno de fotos de momentos míticos del Giro.

¿Qué me ha parecido el Gavia? Si te gusta la bici, este sí que es un puerto que tienes que subir. El paisaje es precioso, y aunque es duro si lo coges a tu rimo y con paciencia lo terminas fijo. Nada que ver con el Mortirolo.

Bajamos y a la autocaravana

Si os acordáis mi gemelo derecho me está dando guerra. Hoy en bici ha habido momentos que me ha dolido bien, pero bueno… una vez caliente está mejor.

Iñaki fuera de la autocaravana me da un masaje en el gemelo que casi me hace llorar del daño y todo, me retuerzo y bien, pero creo que es lo mejor. Los vecinos de la autocaravana de al lado, una pareja mayor, se parten de risa viéndome retorcerme como una culebra. Tras 20min de sufrimiento, ducha y a dar una vuelta.

A la tarde vamos a un bar de Bormio donde sacan unas buenas cervezas Stelvio. Si os gusta mucho la cerveza podéis pedir allí una de 2,5litros (mejor la compartís). Por lo que pone es una cerveza de elaboración propia..

Otra vez dormimos en el área de autocaravanas en Bormio.

Viernes 9 de Julio. Stelvio (ellos), turismeo y Termas (yo)

Estos se van a hacer el Stelvio por las 2 vertientes. Yo me voy a ver un poco del pueblo y aprovecho para irme a las Termas.

Hace muchísimo calor, así que mi visita a las termas se agradece. Hay una terraza solarium, e incluso cae una siesta sin querer.

En las termas, a parte de las típicas piscinas de hidromasaje, saunas, contrastes… hay una piscina de 25metros, y aunque no he llevado gafas de piscina, allí que me voy a nadar un poco. Al final en 2 turnos diferentes, hago 2km, eso sí, mis ojos salen más rojos que un tomate. Me encanta nadar, aunque nunca lo hago y lo tengo abandonadísimo (en Septiembre voy a empezar fijo)

Los ciclistas Vienen sobre las 3 de la tarde, han pasado muchísimo calor, pero les ha encantado.

Nos vamos a comer por ahí. Hoy sí que comemos bien y a buen precio, con una buena cerveza y viendo el Tour de Francia.

A la tarde tiendas (nadie compra nada) , cerveza, compramos pasta fresca en una tienda especializada, cenar, cafe y a lolo

Sabado 10 de Julio. Vuelta.

Salida de vuelta. Qué rápido pasa todo. Sin pena ni gloria en el camino paramos a dormir en un camping, el de Lupiain.

CONCLUSIONES

Conclusiones que he sacado de mi viaje a Italia. El sitio es precioso, para volver fijo. Eso sí, los puertos míticos de allí quizá se me quedan demasiado grandes aún. Esto es lo que pensaba a mi vuelta de allí. Pero ahora cuando estoy escribiendo esto, es después de haber estado en un stage cicloturista con SREvents: Burguete.

Me doy cuenta que yendo en un grupo organizado, con furgonetas de apoyo o mísmamente con alguien que vaya a tu ritmo, todo hubiera sido diferente. En Burguete he subido puertos que creo que poco tienen que envidiar en dureza a los de Italia y que tenía miedo de no poder subir por mi experiencia en Dolomitas, pero no ha sido así. El problema (siempre “entre comillas”) de Italia ha sido que mis compañeros eran 4 veces más que yo en bicicleta.. y al ser tan solo 4 personas, eso pesa y mucho.

La Marcha La Maratona Dles Dolomites una marcha a repetir en cuanto se pueda, será difícil, pero bueno.

Para terminar, un saludo a los 2 compañeros de viaje.. 😉 La verdad es que nos lo hemos pasado genial!

  • Erostarbe: alias El Quesero (le teníamos tooodo el día cortando queso y al final aprendió)
  • Joxi: el hombre del móvil. Últimamente estoy conociendo a muchos que están más enganchados que yo, jeje.. 😉

Esto es todo amigos 😉