Normalmente no solemos darle a la técnica la importancia que tiene. Bien porque no tenemos tiempo o por otras razones, nos ponemos a hacer deporte y la técnica es lo último a lo que prestamos atención.

En esquí de fondo nosotros desde que hemos empezado hemos dado mucha importancia a la técnica y no sólo eso, hacemos técnica divirtiéndonos… por lo que nos tiene enganchados. Poco a poco vamos mejorando, y aún nos queda muchísimo.

A las mañanas solemos salir a andar cada uno por su lado, y acabamos reventaditos después de 2-3-4 horas de esquí (dependiendo del día y de las condiciones del tiempo y de la nieve). Y a las tardes, salimos una hora aproximadamente a hacer técnica. Aquí ya vamos los dos juntos, tranquilamente y escogemos alguna zona que nos permita hacer algunos ejercicios.

Esta foto es de ayer con los esquís de patinador
Sin título

 

Hoy hemos estado con los de clásico, y nos ha dado por coger una mini-cuesta e ir esquiando para atrás. Es una gozada notar cómo el desequilibrio general del principio va convirtiendose en algo menos de desequilibrio, jeje… eso si, como siempre con caidas por medio.

Nos reimos, nos divertimos, nos sacamos fotos y video (para luego ver lo pato que podemos ser y cómo se mejora poco a poco) y nos vamos a la autocaravana tan felices a descansar.

En todo deporte hay que tener en cuenta la técnica, y si además es con juegos y diversión de por medio, mejor que mejor.. 😉

La Go-Pro está que saca humo, jeje..